CÓMO ARMAR UNA LISTA SIN MORIR EN EL INTENTO

Las elecciones legislativas vienen con PASO, las cuales les interesan a un 0,0001% de la población y así se preparan para la recta final. En San Nicolás, la oposición aglutina fuerzas para enfrentar a Passaglia, pero tienen tantas internas que son como dos defensores pateándose entre sí. El gran ganador seguramente será el covid, que sin duda estará nervioso de intervenir en su primer proceso eleccionario y tendrá que hacer los cálculos de a cuántos votantes podrá contagiar.

Germán Rodríguez
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

Elecciones legislativas, las más impopulares de los escrutinios, pero que más devanan los sesos a los partidos políticos ávidos de figurar. En un país que vive en continua campaña, con elecciones cada dos años, este molesto período eleccionario tienen a los partidos hasta el último día armando las listas de buena fe como si se fuera a jugar un partido de fútbol importante y se esforzaran para que el rival no sepa la formación. La verdad es que esa demora hasta último momento no se entiende, pero tal vez tenga que ver con esa onda futbolera o como un resguardo para que no les bajen a los candidatos antes de tiempo.

Desde ya, y ridículamente, en una pandemia que hizo que miles de negocios debieran cerrar, las PASO se hacen igual. Si las sondeamos con lupa son una solución para internas partidarias, sin ningún tipo de interés para los ciudadanos que la verdad ya están en un estado zen tipo “hacé lo que quieras, no me importa”. En fin, pero para evitar ese lío de peleas de listas dentro del mismo partido es que hasta último momento se negocian las mismas, con los números de puestos, ya sea para concejales, diputados y senadores. Y, amigos, ahí sí que corre sangre, llamadas a la madrugada, serruchadas y puestos dando vueltas. ¿Ideología? ¿Qué es eso?

El primer gran quilombo lo tiene la oposición con el Frente de Todos, la gente de La Cámpora, Justicialismo y Frente Renovador, organizaciones gremiales y todo peronista que anda dando vueltas. El tema es que entre todas estas manifestaciones políticas se llevan bastante mal, y de hecho, en La Cámpora local también se habla de divisiones ásperas. ¿Cómo dejar a todos contentos? Te la regalo, más aún si entramos en la indefinición de que es la felicidad y todo ese desmadre filosófico. Les aseguró que la lista que hoy aparece en el diario dejó a muchos muy enojados. En fin, seguramente desde provincia escucharán a los chicos y les dirán qué nombres van, para evitar peleas. Pero a este paso es muy probable que se maten directamente en las PASO, porque todavía hay resquemores del 2019, donde algunos proscriptos como Maurino, que no se cansa de repetir cómo lo dejaron de lado, haciendo hincapié en que la candidata de todos, Cecilia Comerio, formó parte de un corte histórico de boleta en ese año, por lo que pide que abran el juego. No creo, Gabriel.

Ahora la sorpresiva aparición de Adolfo Suárez Erdaire con la agrupación plantándose para las internas es otro golpe que ya de tantas cachetadas no saben si duele o no.

Qué lío

En tanto el oficialismo pareciera estar más tranquilo, salvo el cambio impresionante de Danilo Petroni, que los dejó en offside al pelearse con Pasqualin y Ponce, jugando un juego que no se sabe para qué lado va. Ahí fue que jugaron a asustar con la carta más feroz de todas, la del regreso de Ismael, que saldría del descanso para hacer ruido en el Concejo que de tener a Comerio-Passaglia podría volverse interesante realmente. No se dio, pero qué susto se pegaron todos, ¿eh? Teniendo en cuenta, obvio, que lo que pase en el Concejo Deliberante al nicoleño promedio le interesa menos que el precio de las medialunas en Escandinavia. En fin, el misterio hasta el último día del nombre que encabeza la lista, la incertidumbre que tiene a las agrupaciones más enojadas que bostero con el VAR y con más dudas que Marco Rojo con un matafuego (y, los tenía ahí, perdón), se definió por Capra. Ellos sabrán qué hacen.

Después vendrán todos los partidos fuera de la grieta como la izquierda, libertarios y el regreso de Randazzo que seguramente se llevarán los votos de los que no quieren ni a uno ni a otro. Probablemente aparezcan fotos de Messi y Di María en los sobres. Ya el viejo chiste ese de poner polvo blanco para simular ántrax y un aparente atentado terrorista pasó de moda.

El gran ganador seguramente será el covid, que sin duda estará nervioso de intervenir en su primero proceso eleccionario y tendrá que hacer los cálculos de a cuántos votantes podrá contagiar.

Apuremos las vacunas así no la pasamos tan mal, y aquellos que todavía dudan en anotarse, anímense, che, así terminamos con esta pesadilla de una vez por todas.