DETECCIÓN PRECOZ DEL CÁNCER DE ÚTERO

Durante todo el mes de julio, estará vigente la Campaña de Detección Precoz de Cáncer de Cuello de Útero. Este tipo de cáncer es el segundo más frecuente en las mujeres, y es prevenible y tratable.

En ese marco, desde el área de Salud municipal instan a todas las mujeres que hayan iniciado relaciones sexuales y hasta los 70 años, a dirigirse al Hospital de Zona Norte de lunes a viernes de 13 a 17 hs. para realizarse los estudios correspondientes.

Este cáncer es causado por algunos tipos de VPH (Virus de Papiloma Humano), un virus muy común que se transmite generalmente a través de las relaciones sexuales y lo contraen tanto mujeres como varones.

En la mayoría de los casos, el virus desaparece solo sin afectar la salud de la persona. Pero en las mujeres, si la infección persiste, puede producir lesiones en su cuello uterino que con los años pueden convertirse en cáncer. Pueden pasar hasta 10 años antes de que las lesiones precancerosas se conviertan en cáncer, pero con los controles adecuados se pueden prevenir.

Diagnóstico, estudios y vacuna

Según indica el Instituto Nacional de Cáncer, dependiente del Ministerio de Salud de la Nación, se estima que cada año se diagnostican en nuestro país alrededor de 4.500 casos nuevos y 2000 mujeres mueren a causa de esta enfermedad. Afecta principalmente a mujeres de bajos recursos socioeconómicos que por diversas razones (como barreras geográficas, culturales y económicas) no acceden a los servicios de tamizaje.

El Programa Nacional de Prevención de Cáncer Cervicouterino (PNPCC), tiene como objetivo principal contribuir a la reducción de la incidencia y mortalidad por esta enfermedad. Para ello trabaja en articulación con los programas provinciales y los servicios de salud locales fortaleciendo las acciones destinadas a la prevención del cáncer de cuello de útero en las provincias.

El PNPCC forma parte de la estrategia integral para la prevención del cáncer cervicouterino desarrollada por el Ministerio de Salud de la Nación, que contempla la prevención primaria a través de la vacuna contra el VPH, y la prevención secundaria, basada en el tamizaje de mujeres (con PAP o test de VPH).

El Test de VPH es una tecnología clave para la prevención del cáncer Cervicouterino ya que permite identificar a las mujeres que poseen los tipos de VPH de alto riesgo oncogénico. Existen más de 100 tipos de VPH, 13 de los cuales están relacionados con el cáncer cervicouterino.