La variante del SARS-CoV-2 denominada Manaos ya está en San Nicolás. Así lo confirmaron en la tarde de ayer tanto la Región Sanitaria IV como la Clínica de la UOM de nuestra ciudad, con su detección en un paciente local con diagnóstico de coronavirus que no registraba antecedentes de viaje previos. Noticia que encendió las alertas sanitarias por su alta contagiosidad.

“Estos resultados constituyen un punto de partida y futuros análisis son necesarios para caracterizar la segunda ola”, marcaron desde la Clínica de la UOM San Nicolás.

De la Redacción de EL NORTE
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

La variante del virus SARS-CoV-2 denominada Manaos ya está en San Nicolás. Así lo confirmaron en la tarde de ayer tanto la Región Sanitaria IV como la Clínica de la UOM de nuestra ciudad, con la detección de esa variante en un paciente local con diagnóstico de coronavirus. Noticia que encendió las alertas sanitarias por su alta contagiosidad.

La Fundación Nuestra Señora del Rosario (UOM), a través de su Laboratorio de Virología y Biología Molecular (DT Bioq. Esp. Aldo Cáceres Ruiz Díaz) y en coordinación con el Servicio de Infectología (a cargo de la Dra. Daniela Arndt), manifestaron su compromiso de aportar todo lo necesario para apoyar a la comunidad en esta pandemia.

En ese marco, informaron ayer mediante un comunicado la detección de un caso de la variante Manaos. “En su vigilancia activa de casos se envió a realizar la secuenciación del genoma completo de SARS-CoV-2 a partir de una muestra obtenida en un individuo en la ciudad de San Nicolás de los Arroyos con diagnóstico de COVID-19, sin que este contara con antecedentes de viaje previos, correspondientes al período de abril de 2020. La secuencia obtenida fue asignada al linaje: variante P.1 – Manaos, este linaje detectado coincide con los reportados previamente en Argentina”.

La Región Sanitaria IV remarcó que “la circulación comunitaria de esta variante hace necesario extremar las medidas de cuidado, pues se trata de una variante de mayor contagiosidad”.

Al tratarse de un caso de un paciente que no viajó en el último tiempo, es posible que se hubiera contagiado en nuestra ciudad, lo cual haría pensar en la existencia de una circulación comunitaria de dicha variante. Así lo advirtió la Región Sanitaria IV que marcó: “La circulación comunitaria de esta variante hace necesario extremar las medidas de cuidado, pues se trata de una variante de mayor contagiosidad”.

Alerta epidemiológica

“Estos resultados constituyen un punto de partida y futuros análisis son necesarios para caracterizar la segunda ola y así poder conocer cómo la introducción de las nuevas variantes puede ir alterando el patrón epidemiológico original de esta ciudad”, marcaron desde la clínica nicoleña.

“En cuanto a la cepa B.1.1.248, también denominada linaje P.1 y conocida coloquialmente como variante brasileña, corresponde a una variante del SARS-CoV-2, el virus que causa el COVID-19. Esta variante de SARS-CoV-2 tiene 17 cambios de aminoácidos, diez de los cuales se encuentran en su proteína de pico (responsable de la capacidad de adherencia a la célula humana), incluidos estos tres designados como de especial preocupación: N501Y, E484K y K417T. Investigadores del Centro Brasil-Reino Unido para el Descubrimiento, Diagnóstico, Genómica y Epidemiología de Arbovirus (Cadde) informaron que la variante P.1. es entre 1,4 y 2,2 veces más transmisible que las cepas que lo precedieron”, detallaron en el comunicado. Y agregaron: “Pero existe el temor de que otras variantes de preocupación (VOC) definidas por la Organización Mundial de la Salud, puedan superar las defensas inmunitarias generadas por las vacunas. Los ensayos de neutralización han revelado cierta reducción en la neutralización de algunas VOC, pero la relevancia de estos ensayos en la vida real sigue sin estar clara”.

Virulencia

Respecto de las características de la variante Manaos, días atrás el médico sanitarista y asesor del Gobierno bonaerense, Jorge Rachid, advertía que la cepa de Manaos es una variante que “ataca, con mayor virulencia, a una franja etaria mucho más numerosa porque es la que va de los 40 a los 65 años”.

En declaraciones a Télam Radio, el especialista explicó que la cepa de Manaos es una variante “como la inglesa y la de Río de Janeiro que es una mutante que va cambiando proteína de su estructura”.

“Estamos hablando de moléculas, no de seres vivos, de seres que parasitan pero que no pueden sobrevivir por sí ni pueden tener vida propia, salvo la parasitación de huésped, como los seres humanos en este momento”, explicó.

Indicó que cuantos más contagios hay, “más la célula tiende a modificarse porque en algún momento deja de atacar, parasitar a los llamados grupos de riesgo, es decir, las personas más débiles”.

“La molécula va cambiando sus proteínas a los fines de poder parasitar sectores que hasta ese momento no parasitaba con firmeza, para poder actuar sobre mecanismos inmunológicos naturales que tienen las personas jóvenes”, agregó.

El especialista explicó que esa franja etaria, al ser más numerosa, “ocasiona más daño en el impacto de los sistemas sanitarios y también más muertes y esto es lo que está sucediendo cuando ese virus se hace dominante”.