EN «JUNTOS» ESPERAN DEFINICIONES DE ARRIBA: SI HAY INTERNA PROVINCIAL TAMBIÉN LA HABRÍA EN EL DISTRITO

CIERRE DE LISTA EN SAN NICOLÁS

Tanto Diego Santilli (Pro) como Facundo Manes (UCR) quieren encabezar la nómina para postulantes a Diputados de la Nación. Si en los próximos 5 días no hay un acuerdo, habrá una interna en «Juntos». Si eso sucede, el radicalismo podría pedir a sus comités de distrito –al menos los de las ciudades con más electores– que formen listas de precandidatos a concejal que acerquen agua al molino de Manes. Por lo tanto, puede haber interna distrital.

De la redacción de EL NORTE
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

Hasta la medianoche que separará las jornadas de este sábado y domingo próximos, corren las últimas horas para el cierre de listas. Cada espacio deberá presentar sus nóminas de candidatos ante sus respectivas juntas electorales partidarias. En lo que tiene que ver con «Juntos» en nuestra ciudad el interrogante central sigue siendo lo que suceda con el armado provincial: si hay lista única o no y cómo impactará un eventual escenario de una interna Santilli – Manes aguas abajo.

Cinco días es poco tiempo. Pero todo puede suceder en cinco días. Por el lado de «Juntos» (el nuevo nombre de «Juntos por el Cambio» luego de los resultados adversos de esa alianza en Nación y Provincia en la elección de 2019) todo parece encaminarse hacia una interna: una lista encabezada por el dirigente Pro Diego Santilli y otra con el radical Facundo Manes.

Todo el Pro, incluido el intendente de Vicente López Jorge Macri (presidente del partido en suelo bonaerense y postulante que “bajó” su pretensión personal), cerró filas detrás de la postulación de Santilli, cuyo foco de poder está en la figura de Horacio Rodríguez Larreta.

Del otro lado, el entusiasmo del radicalismo bonaerense en torno a la figura del neurocientífico Manes no decae. En términos de rendimiento electoral, le tienen fe al postulante que viene de “fuera” de la política.

Por eso, todo parece encaminarse a una interna entre dos listas de Juntos para designar diputados nacionales en representación de la provincia.

Aguas abajo

Ahora bien, la pregunta que se plantea es: ¿será una interna extendida también a las ocho secciones electorales y a los 135 municipios? Eso, que está por verse, es de sumo interés para un oficialismo local que aún en la condición de “pata peronista” en la alianza tiene mejor llegada a Rodríguez Larreta y Santilli que los propios representantes del Pro en nuestra ciudad, que –por lo demás– no son pocos.

En el Palacio Municipal no descartan la posibilidad de que incluso en un escenario de interna provincial puede darse la unidad en el distrito: es decir, consensuar con el radicalismo una lista de precandidatos a concejales que pueda llegar al cuarto oscuro pegada tanto a la boleta de Santilli como a la de Manes.

Entienden que es posible. Eso sí: habrá que ver qué piden desde el radicalismo a sus comités de distritos Si la orden es acompañar con listas radicales la postulación de Manes, la imposibilidad de una lista única vendrá más por ese lado que por una definición del passaglismo.

Si el horizonte es noviembre, lo mismo da (mientras sea en el marco de una campaña de buen tono): incluido de arranque en una lista cuyo último visto bueno estará a cargo de Passaglia o bien intercalado en esa nómina después de la primaria según el mecanismo por el cual la lista más votada debe absorber elementos de la minoría, el radicalismo nicoleño podrá tener un lugar de expectativa en la lista para el 14 de noviembre.

¿Precandidato?

En cuanto a nombres propios, el oficialismo todavía no suelta nombres. En algún momento circuló el de Ismael Passaglia. En contacto con EL NORTE, alguien desde dentro descartó esa eventual jugada.

¿Algún otro nombre? Nada, no sueltan prenda. Aunque sí tiran pistas: quieren que sea cabeza de lista alguien que el electorado nicoleño asocie con la gestión de Manuel Passaglia. En otras palabras: alguien con responsabilidades en el Ejecutivo y, además, con visibilidad. No será Agustina Gruffat, secretaria de Gobierno que ejerce esa función en virtud de una licencia al cargo de concejal para el cual fue electa en 2019: es decir, con mandato –aunque en suspenso– en el deliberativo hasta diciembre de 2023.

¿Mirna Bottazzi? La secretaria de Salud ya encabezó lista en 2017. Después no integró el Concejo, fue mantenida en funciones en el Ejecutivo. Acaso una segunda candidatura testimonial sería demasiado. Además está la pandemia de por medio, algo que como autoridad sanitaria local podría perjudicar sus chances electorales.

Bernarda Balestra, de Producción, no es de las funcionarias más visibles. ¿Carlos Capra? Tal vez. Igual, no sueltan prenda.