FURIA Y FUEGO EN BARRIO GINÉS GARCÍA

La muerte de Jeremías Lechare fue la conclusión de una larga disputa entre vecinos. Denuncias cruzadas, allanamientos y peleas que decantaron en la pérdida de una joven vida, tuvieron un nuevo capítulo en la noche del lunes cuando se realizó una protesta frente a la casa de Fernando Luquini, otro acusado del homicidio, por quien se emitió una orden de captura.

De la redacción de El Norte
diarieolnorte@diarieolnorte.com.ar

Como consignó oportunamente EL NORTE, en la madrugada del lunes 14 de junio falleció Jeremías Lechare, quien había ingresado a terapia intensiva con heridas de suma gravedad y a pesar de la abnegada labor del personal de salud, no logró sobrevivir. Rápidamente la Justicia concretó la aprehensión del principal sospechoso de haberle disparado, Nahuel Molina, de 23 años.

Todo ocurrió cerca de las 20.00 del domingo, en Bergantín 25 de Mayo y Alberdi de barrio Ginés García. Los hermanos Gonzalo (22) y Jeremías Lechare (20) habrían recibido disparos por parte de Nahuel Molina con el que habrían discutido de forma acalorada momentos antes. Lo que se fue comprobando a medida que avanzó la investigación es que en el homicidio de Jeremías había participado también Fernando Luquini, por quien se emitió una orden de pedido de captura, encontrándose hasta el momento prófugo de la Justicia. La pelea fue brutal y los jóvenes primero recibieron cortes de arma blanca que terminaron con las detonaciones de arma de fuego.

Las heridas de Gonzalo fueron superficiales ya que la bala le rozó el brazo, pero quien se encontraba grave era Jeremías debido a que el proyectil le había dado en el glúteo y perdió mucha sangre.

Jeremías Lechare produjo un shock hipovolémico, debido a la gran pérdida de sangre, que luego derivó en un paro cardiorrespiratorio, lo que le terminó costando la vida. Por lo que pudo saber nuestro medio los peritajes permitirían mantener la hipótesis de que esta persona les disparó cuando los chicos estaban yéndose, por la espalda, ya que a Jeremías la bala le entró por el glúteo y al restante por el codo.

Por el momento el arma no ha sido encontrada.

Furia

El pasado lunes 28 de junio habría sido el cumpleaños del fallecido Jeremías, lo que terminó de caldear los ánimos y hacer estallar las emociones contenidas de familiares y allegados de Lechare, que se concentraron frente a la casa de Luquini, quien vive justamente al lado de donde residía la víctima, realizando quemas de neumáticos y pintadas. Las fuerzas policiales debieron intervenir y efectuaron un cerco frente al domicilio, debiendo hacerse presente también personal de Bomberos Además de esa fecha tan sensible, los familiares del fallecido alegaban que recibían constantes burlas y agravios por parte de la gente de Luquini, que ya no se podían sostener.

Guerra de familias

Por lo que se puede reconstruir de esa nefasta noche, donde llueven las denuncias cruzadas, las broncas habrían empezado ya que la familia de los acusados de homicidio habían denunciado que les habrían baleado el frente de la casa quienes hoy los acusan de la muerte, lo que derivó en un allanamiento a la familia Lechare sumando un nuevo capítulo en una disputa familiar que lleva un largo tiempo.

El día de la muerte aparentemente la hermana de Luquini, esposa del único detenido por este homicidio, Nahuel Molina, lo habría ido a buscar a este de una pelea que habría tenido con otra gente, a la vuelta. Ahí, al volver lo habrían cruzado a Jeremías  y se habría generado una discusión entre ambos por el allanamiento que habría sufrido su familia en el hecho anteriormente mencionado. A la rencilla se agregó Gonzalo, hermano de Jeremías, y por el otro lado Fernando Luquini. La discusión fue a mayores con apuñalados en la puerta de las viviendas, que están pegadas, y en ese momento les dispararon a los dos hermanos, con las consecuencias anteriormente descriptas. La orden de captura por Luquini ya ha sido emitida y la policía custodia el lugar para evitar otra tragedia.