“HOLA” AL ARTE URBANO EN SAN NICOLÁS

La ciudad amanecía esta semana con un gigante ‘Hola mamá’ en el edificio de Sarmiento 24 y la expresión ya adelantaba que algo estaba pasando. Se trata de una decena de murales que se comenzaron a crear, en el marco de una propuesta de la Municipalidad. Para ello fueron convocados el reconocido artista Martín Ron, Somos Brocha, Bruno Galati y Berna Calabia.

Rocío Vega
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

Si bien el arte urbano con sus murales ya está presente en San Nicolás, esta semana, la Municipalidad -a través de la convocatoria de diversos artistas- puso manos a la obra en una iniciativa integral. Martín Ron, Somos Brocha, Bruno Galati y Berna Calabia pintan o ya finalizaron murales en distintos puntos de la ciudad.

El inmenso ‘Hola mamá’ que se fue gestando en el edificio Soho en plena zona céntrica, anticipaba la propuesta general. Y con el paso de las horas, la producción de 12 x 30 metros, mutó. En simultáneo, la creatividad fue avanzando en otras paredes y lo seguirá haciendo en unos diez sitios en total ubicados entre las avenidas Falcón, Alberdi, Savio-Moreno y el río.

Ya se pueden ver algunas propuestas en Sarmiento 24, Sarmiento casi Nación, Francia entre Mitre y Nación y San Martín casi Mitre (ver pág. 16).

Diálogo con Martín Ron

EL NORTE consultó a Martín Ron (@ronmuralist) sobre el concepto del mural que pensó para San Nicolás. “En mi propuesta artística, seguí la serie de ´niños con globos´. En este caso el protagonista es Fausti, que es un personaje que vengo pintando muy seguido en mis obras. Siempre de alguna manera está interactuando con la pared o con el globo. En esta ocasión Fausti está visitando San Nicolás de los Arroyos y ve interrumpido su juego con el globo porque contempla una flor. La flor que elegí es autóctona de la zona: un camalote irupé. Me llamó mucho la atención el río bajo, hay todo un tema con el Paraná, y de alguna forma quise dejar una impronta de este tiempo que corre. Fausti está situado en una orilla donde se refleja simétricamente –como si fuera un espejo- en el río bajo. La propuesta tiene un anclaje con un contexto histórico y local. Hicimos una producción especial con la mirada de una fotógrafa amiga: Vi Carel”, explicó. El artista también reconoció la asistencia en San Nicolás de Nicolás Dicianno

El mural local de Martín Ron sorprendió a comienzo de semana y en las primeras pinceladas con la clásica expresión “Hola mamá”, en el edificio de Sarmiento 24. Quienes lo identificaron, sabían que algo grande se venía. “Es producto de un saludo a mi mamá en un viaje a Moscú. Me había olvidado de avisarle que viajaba y le di la sorpresa enviándole la foto del saludo en un edificio. Eso fue algo íntimo pero tuvo mucha repercusión porque los rusos pudieron leer el mensaje. Fue tan divertido que se empezó a consolidar como un sello propio, hacer algo disruptivo a la previa de la ejecución de un mural. Es movilizador en las comunidades dónde irrumpo por primera vez. Quien no me conoce, empieza a preguntarse ´qué están haciendo´. Luego ven lo que seguía”, contó. 

Sobre qué cambios considera que puede haber en el arte urbano a partir del contexto de pandemia y cómo será el escenario de pospandemia para este arte, consideró: “El arte siempre fue liberador y la posibilidad de volver a la calle está bueno porque es como un regreso, no solamente del artista, sino de la gente. Es una invitación a recuperar las calles. El arte urbano va de la mano del estado de ánimo de la gente, siempre mejora y lleva esperanza y alegría”.

“El arte urbano tiene dos aspectos. Uno es poder disfrutarlo en vivo, que te sorprenda por la calle. Y otro, es el de las redes sociales. En un marco de pospandemia, la invitación es salir a la calle, levantar la vista y encontrarse con nuevas propuestas que llamen a reflexionar. Veo que este contexto se presenta como una oportunidad dado que el arte urbano venía en expansión, y se había interrumpido. El arte urbano siempre fue viajar, festivales, con mucho intercambio. Y esta situación da lugar a muchos artistas emergentes”, sumó. 

Martín Ron es un artista visual y muralista argentino, nacido el 13 de marzo de 1981, en la localidad de Caseros, al oeste de la provincia de Buenos Aires. Sus obras a gran escala se caracterizan por el estilo hiperrealista, con el uso de colores fuertes, texturas y elementos de la vida cotidiana. Trabaja con la técnica de 3D, dándole más realismo a su obra. Además tiene algunos trabajos sobre lienzo. Intervino más de 300 paredes en todos los rincones del planeta, desde Nueva York a Moscú, desde Malasia a Australia. Es uno de los 10 mejores muralistas del mundo.

Orgullo nacional y mundial

Son numerosas las intervenciones de Martín Ron en las paredes argentinas.

Primero fue una acción de “embellecimiento urbano” en el partido de Tres de Febrero. También ahí pintó al escritor Ernesto Sabato, en donde hoy funciona su casa-museo. En Capital, en 2013, estampó un mural de 412 metros cuadrados en un edificio de cuatro pisos de Villa Urquiza.

Es autor de una serie de murales de “ídolos populares”: Carlos Tevez en Fuerte Apache; la Coca Sarli, la Mona Jiménez, Diego Maradona. Ron dejó su arte en varias estaciones de subte. Por los cien años de la línea A, pintó una formación completa con cien personajes de la historia argentina como Julio Cortázar, Mercedes Sosa, Carlos Tévez, Juan Manuel Fangio y Luis Alberto Spinetta, entre otros. Intervino la línea B logrando un efecto óptico cuando el subte toma velocidad. Y en la línea H, hizo los retratos de la cantante y actriz Tita Merello y del músico Ángel Villoldo. Le dio color y vida al bajo autopista del Acceso Oeste y Perito Moreno, en el límite entre Liniers y Ciudadela.

En 2018, pintó “El Muro de la Memoria”, un mural de 12 metros de ancho por 30 de alto, para honrar a las víctimas del atentado a la AMIA: lo hizo en dos columnas que quedaron de la mutual de la calle Pasteur 633.

Un año más tarde, el homenaje llegó a las paredes del Hospital de Clínicas, ubicado en la avenida Córdoba al 2300. Es un tríptico de murales que pueden verse por la calle Uriburu en los tres cuerpos que forman parte del gran hospital, que recibió el homenaje por parte de la AMIA por haber atendido cerca de 300 heridos aquel 18 de julio de 1994. El mural de Martín Ron rinde tributo a los trabajadores de la salud.

Entre otros de sus murales más conocidos, están el de la tortuga en 3D que sale de una pared (ya demolida) en Barracas y el de una anciana en el frente del bar Desarmadero en Palermo, en Gorriti y Armenia. Y la lista sigue.