Desde La Cámpora ya soltaron prenda: quieren que Cecilia Comerio sea candidata a concejal. Los segmentos que desde 2019 integran la alianza reconocen el liderazgo de la presidenta del Consorcio portuario, pero también piden lugares de relieve en la lista. Por otra parte, quienes dos años atrás se quedaron afuera del espacio piden ahora una unidad más abarcativa mientras preparan -por si acaso- una nómina propia para una eventual interna.

Leandro Madeo
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

Se resolverá todo en el transcurso de esta semana, amén de eventuales novedades posteriores vinculadas a la revisión burocrática (y no menos política que netamente administrativa) propia de las juntas electorales partidarias. Lo cierto es que, según lo establece el cronograma electoral, antes de la hora cero del próximo domingo deberán estar cerradas y presentadas las listas de precandidatos para competir en las elecciones primarias abiertas, simultáneas y obligatorias (PASO) del 12 de septiembre, antesala –a su vez– de las legislativas 2021 previstas para el 14 de noviembre.

Con ese plazo de los últimos siete días corriendo antes del cierre de listas y luego de la inscripción de las alianzas y frentes electorales que se produjo en la semana que pasó, las conversaciones, los contactos, la rosca… todo se intensifica. Sucede, por ejemplo, en el Frente de Todos de San Nicolás, donde esta semana será decisiva para determinar si hay unidad o si, por el contrario, habrá interna.

No son pocos los sectores embarcados en ese arduo trabajo contra reloj. Con Cecilia Comerio a la cabeza y línea directa no solo con el equipo del gobernador Axel Kicillof sino también con el diputado nacional (y próximo titular del peronismo bonaerense) Máximo Kirchner, La Cámpora parece ejercer el rol ordenador central.

Otros espacios que conviven desde 2019 con el sector de la exsenadora provincial y candidata a Intendenta de San Nicolás por el peronismo en 2019 son el Frente Renovador, el justicialismo local, organizaciones gremiales y sociales, además de agrupaciones más pequeñas.

Pero esa experiencia compartida –no solo la electoral de dos años atrás sino también el posterior trabajo legislativo en modo interbloque– tampoco parece asegurar por sí sola que al menos esa unidad parcial se extienda a la próxima cita electoral.

Por lo pronto, en el massismo admiten el rol central de Comerio en el armado de la lista. Luciano Pastocchi, presidente del bloque del Frente Renovador cuyo mandato expira en diciembre, reconoció que “es innegable que [Comerio] es una de las figuras del Frente de Todos en San Nicolás”, y que “seguramente va a tener mucho que ver en cómo se resuelva la lista”.

Lo propio hizo Muriel Engelbrecht, titular del bloque de Unidad Ciudadana: espacio electoral que cuatro años atrás compartió con La Cámpora, aunque en representación del Partido Justicialista nicoleño. “Cecilia fue dos veces senadora provincial, candidata a Intendenta y en este momento está en un lugar de responsabilidad muy grande, como es la Presidencia del Consorcio de Gestión del Puerto de San Nicolás. Es, además, la conductora de La Cámpora en San Nicolás. Como militante, soy orgánica y entiendo que las decisiones pasen por ahí”, midió la dirigente vinculada más bien al peronismo bancalarista.

Comerio al Concejo

“Se está trabajando para que Cecilia pueda ser candidata”, afirmó por su parte Germán Jaime, hombre de La Cámpora y concejal electo en 2017 por aquella lista de Unidad Ciudadana (sello que en 2019 amplió su base y mutó hacia el actual Frente de Todos, incorporando al Frente Renovador, entre otros espacios).

El concejal con mandato hasta diciembre de este año incluso formuló su preferencia: que Comerio compita a nivel distrital, por una banca en el Concejo Deliberante. “No me quiero apresurar porque son definiciones que no solo dependen de nuestro espacio. Como compañero de Cecilia, yo quiero que ella revalide la buena elección que hizo en 2019 como candidata a Intendenta. Es sin duda una compañera que está a la altura de las circunstancias; personalmente, yo creo que si ella puede tener la posibilidad de acceder a un cargo legislativo local sumará mucho a su experiencia. Tiene una práctica legislativa de 8 años en la Cámara de Senadores bonaerense, tiene experiencia ejecutiva en la conducción del Consorcio del Puerto y creo que puede darle un valor agregado al Concejo Deliberante”, opinó el concejal que comparte bloque con Engelbrecht y con el metalúrgico Jesús Gómez.

De todas maneras, y más allá de aseverar que “son muchos los compañeros que están pidiendo que [Comerio] participe”, Jaime subrayó que “es una decisión que tiene que surgir del consenso de todos los espacios”.

Unidad con memoria

Otro borde de la populosa mesa en que se discute la fisonomía final del Frente de Todos nicoleño de cara a las PASO, es el que ocupan –decididamente juntos– los peronismos marginados en la elección de dos años atrás.

Aunque aquella vez hubo lista única compitiendo en la primaria, lejos se estuvo de una cabal unidad. Otras dos listas de precandidatos se habían presentado para medirse en una triple interna enfrentando a la nómina que postulaba a Comerio para conducir la Municipalidad: una del Frente Ciudadano Nicoleño encabezada por Gabriel Maurino y otra de Vocación Peronista que postulaba al recordado Daniel Castaño. Ambas nóminas no fueron habilitadas por la junta electoral partidaria para competir y los perjudicados se unieron para no solo denunciar en aquel momento una “proscripción” sino para responsabilizar por ello a La Cámpora y a Cecilia Comerio.

“Hay charlas para ver si se puede lograr una lista de unidad representativa de toda la comunidad de espacios que habitamos dentro del Frente de Todos. El diálogo está y eso, por lo pronto, habla de una posible maduración de las partes”, contó Maurino.

Pero más allá de pregonar la unidad, el joven líder del Frente Ciudadano no ahorró pases de factura todavía vinculados con 2019. “Nuestro objetivo es mejorar la oferta electoral que este espacio presentó en 2019, cuando se registró el mayor corte de boleta histórico entre un candidato presidencial peronista y un candidato a Intendente del mismo espacio. La diferencia entre la gente que votó en San Nicolás a Alberto para Presidente y quienes la votaron a Cecilia, fue altísima; y favoreció muchísimo al actual Intendente”, analizó Maurino, picante, al tiempo que se pronunció a favor de consolidar “una oferta electoral mucho más seria, teniendo en cuenta los desastrosos manejos que se hicieron en 2019”.

Con aquel antecedente todavía fresco en la memoria, los marginados abrieron el paraguas. “Si no se puede dar la unidad, estamos peleando para que cada espacio tenga la posibilidad de participar sin que exista ninguna proscripción”, advirtió Maurino. Y añadió: “Si hay interna, yo sí sería candidato a concejal; si hay unidad, no”.

Unidad como proyecto

Por lo demás, desde todos los segmentos coincidieron en un punto: la importancia de la unidad, aunque no vinculada meramente al consenso en torno a la integración de una lista única, sino sobre todo en criterios de acción política.  

En tal sentido, Jaime remarcó: “El Frente de Todos no solamente es el peronismo, sino que tiene también otros espacios, como los sindicatos o movimientos sociales. Como tal, el desafío es la integración de todos esos espacios. El objetivo es generar una síntesis en una lista y, obviamente, en un proyecto político compartido”.

Para el concejal de La Cámpora, el elemento más auspicioso hacia la unidad tiene que ver con una coincidencia de todos los sectores embarcados en el diálogo: “Cuando uno habla con los compañeros de otros sectores, encuentra siempre una sintonía en la forma de ver la ciudad y de pensar otro modelo que se puede implementar. Obviamente, también coincidimos en nuestra vocación de acompañar y sostener a los gobiernos nacional y provincial, que también van a necesitar de nuestra militancia para desarrollar los modelos que buscan implementar Alberto [Fernández] y Cristina [Fernández] en Nación y Axel [Kicillof] en la provincia de Buenos Aires. En ese sentido, la unidad es un poco más fácil”, midió Jaime.

“La búsqueda de consensos debe ser un método de trabajo permanente en nuestra actividad. Es muy importante para el desarrollo de políticas públicas y también para lo que estamos dirimiendo en esta instancia, que es el tema de las candidaturas”, señaló el massista Pastocchi.

En la misma tónica, la justicialista Engelbrecht evaluó: “Nunca dejamos de tener en claro que esta construcción debe tener a la unidad como faro. Lo ideal sería que podamos construir una verdadera unidad para quedar todos representados dentro de una lista. Por el contrario, si no queda otra, está bien que haya internas”, desdramatizó la justicialista.

Esa unidad más allá de una lista también fue reconocida como una necesidad central por parte de Maurino, aunque otra vez el discurso volvió a incorporar las heridas de 2019. “El paso número uno es fortalecer la democracia; y el número dos es embarcarnos todos en un laburo conjunto serio a través del cual verdaderamente podamos coordinar acciones para mejorar nuestra ciudad. Más allá de quién tenga el poder de la lapicera en la propia mano, no puede volver a suceder que socavemos la democracia con conductas proscriptivas”, soltó.

Lo que se juega

Habrá que ver cómo se dan las cosas esta semana: si habrá lista única, si habrá más de una nómina, si habrá interna y, en ese caso, cuál será su tono. Cuestiones de cortísimo plazo a esta altura. Primeros pasos hacia un horizonte que plantea nada más y nada menos que la posibilidad de que la oposición al Gobierno municipal sea mayoría a partir de diciembre próximo.

“A través de esta elección, la oposición local puede pasar a ser mayoría en el Concejo Deliberante. Será algo complejo; no va a ser fácil, estamos frente a un oficialismo local que está fuerte. Pero me parece que si trabajamos en un marco de unidad, si la campaña de vacunación sigue avanzando con el ritmo que lo viene haciendo y si persisten los signos de recuperación económica que estamos teniendo, podremos tener una muy buena elección”.

Jaime también se mostró entusiasta respecto del resultado electoral que pueda cosechar en San Nicolás el Frente de Todos, un pálpito –según consideró– basado en un “enojo” de la comunidad hacia el Gobierno municipal. “De 2019 a la fecha se ha venido generando un enojo de una parte de la comunidad hacia el Ejecutivo Municipal. Es algo que nosotros percibimos en la calle”, aseveró el kirchnerista.

En números, qué necesita la oposición para pasar a ser mayoría: ganar en noviembre una banca más que el oficialismo. Ambos sectores ponen en juego cinco de sus actuales escaños. Los opositores tienen aseguradas por dos años más otras cinco bancas logradas en 2019 y el oficialismo, seis.

Obteniendo en esta ronda electoral un asiento más que el passaglismo habrá un empate, es cierto. Pero dos circunstancias podrían jugar a favor de los adversarios del Palacio Municipal: la primera, la posibilidad de designar a un concejal propio como próximo Presidente del Cuerpo; la segunda, la reciente distancia de Danilo Petroni respecto del Gobierno local.