MURIÓ POR CORONAVIRUS MIGUEL LIFSCHITZ, EX GOBERNADOR DE SANTA FE

Estaba internado por una cuadro de coronavirus y su salud fue desmejorando día a día. Fue intendente de Rosario entre 2003 y 2011 y gobernador de la provincia de 2015 a 2019, y gran referente del Socialismo en el país. Su muerte deja un profundo impacto en la política santafesina y un gran dolor entre sus seguidores.

Murió Miguel Lifschitz. La noticia es impactante más allá de que en los últimos días su salud ya había desmejorado notablemente por un cuadro de coronavirus, a tal punto que debió ser internado en terapia intensiva y luego intubado para asistirlo con respiración mecánica.

Tenía 65 años y una vida entera dedicada a la política. Fue intendente de Rosario durante ocho años, entre 2003 y 2011, continuando el trabajo de Hermes Binner, fallecido el año pasado también en medio de la pandemia. Y fue gobernador de Santa Fe entre 2015 y 2019, pasándole la banda al actual mandatario Omar Perotti.

Actualmente era el presidente de la Cámara de Diputados de Santa Fe. Su muerte deja un profundo impacto en la política santafesina y una gran tristeza en sus seguidores.

Una vida dedicada a la gestión

Miguel Lifschitz nació el 13 de septiembre de 1955. Cursó sus estudios secundarios en el Instituto Politécnico Superior de la Universidad Nacional de Rosario. Luego pasó por la Facultad de Ciencias Exactas, Ingeniería y Agrimensura de la Universidad Nacional de Rosario, donde se recibió como Ingeniero Civil.

A partir de la experiencia socialista de Chile a principios de los 70, y del impactante asesinato del presidente Salvador Allende por la dictadura de Pinochet, comenzó a interesarse y a militar en política, sumándose al Partido Socialista Popular.

Con el triunfo de Héctor Cavallero -otro político de raza fallecido en el último tiempo- en la intendencia de Rosario, en 1989 se convirtió en Director General del Servicio Público de la Vivienda de Rosario.

Durante la gestión municipal de Hermes Binner, su gran líder y referente, se desempeñó como secretario General de la Municipalidad, secretario de Servicios Públicos y coordinador General de Gabinete de la Municipalidad de Rosario.

En el año 2003 accedió a su primer gran cargo ejecutivo, al convertirse en intendente de su ciudad de Rosario. En ese primer período, además de la transformación de la ciudad de cara al río y del desarrollo inmobiliario y urbanístico, se destacó la histórica organización del III Congreso Internacional de la Lengua Española, en noviembre de 2004.

En julio de 2007 ganó las internas del Frente Progresista Cívico y Social a su competidor Carlos Comi. Y en las elecciones generales de septiembre de 2007 obtuvo una contundente victoria sobre el candidato del Frente para la Victoria, Héctor Cavallero.

El 1 de julio de 2007, obtuvo la mayoría de los votos dentro de su partido (Frente Progresista Cívico y Social) en las elecciones internas, abiertas y obligatorias. Todos coinciden en que esa diferencia de casi el 30 por ciento de los votos fue fundamental para que Hermes Binner lograra llegar a la Casa Gris, en la primera gobernación de un socialista en la historia argentina.

Miguel Lifschitz fue intendente de Rosario hasta el 10 de diciembre de 2011. Todos, correligionarios y adversarios políticos, destacaban su impresionante capacidad de trabajo. Así, sin descanso, en ese mismo año fue elegido senador por el departamento Rosario con el 56,36% de los votos.

En las elecciones del 14 de junio de 2015 llegó al máximo cargo de su vida dedicada a la política: fue elegido como nuevo gobernador de la provincia de Santa Fe por el Frente Progresista Cívico y Social, tras superar por ínfimo margen al candidato del PRO, el comediante Miguel Del Sel.

En su gestión de cuatro años, reforzó la política de salud de la provincia, que había iniciado su antecesor Hermes Binner, con la terminación y construcción de hospitales modulares (el de Venado Tuerto, Ceres y el nuevo hospital Iturraspe). Además, firmó importantes convenios con municipios y comunas, llevó adelante la urbanización (Plan Abre) en barrios postergados de las grandes ciudades e impulsó programas de inclusión. Su cuenta pendiente, como él mismo lo reconoció, fue la seguridad.

Otros puntos importantes de la gestión Lifschitz en la provincia fueron insistir en la Justicia por la deuda de los fondos coparticipables de Nación -obtuvo fallo a favor pero todavía no se saldó- y el proyecto de reforma de la Constitución provincial.

Actualmente se desempeñaba como presidente de la Cámara de Diputados de Santa Fe y se perfilaba como candidato a senador nacional. Era la figura más fuerte del Socialismo y muchos ya lo apuntaban como aspirante a recuperar la gobernación en 2023.