SEPARARON AL PÁRROCO DE VILLA RAMALLO

FUE UNA DECISIÓN DEL OBISPO HUGO SANTIAGO

Se trata del Padre Luis Muñoz, de la Capilla Cristo Salvador de Villa Ramallo. El Obispo Hugo Santiago estuvo en Villa Ramallo e informó a la comunidad católica sobre la situación. Su traslado fue sorpresivo y despertó distintas reacciones entre los feligreses, muchos de los cuales destacaron el crecimiento y los avances que registró la Capilla desde su llegada hace ocho años.

Poca es la información que se cuenta sobre el traslado del Padre Luis Muñoz de la capilla de Villa Ramallo. Según informó el Obispo ante los feligreses, la iglesia inició una investigación y pesa sobre el sacerdote una medida prudencial por una denuncia radicada en la Diócesis de Salta donde el Padre Muñoz ejerció su ministerio durante 15 años, antes de llegar a nuestra comunidad.

Las denuncias tienen que ver con “el proceder de su vida sacerdotal” se limitó a expresar el Obispo y ante esa existencia de denuncias le fue suspendido el ejercicio del ministerio sacerdotal por lo que no puede celebrar sacramentos y además fue trasladado de forma temporaria al Obispado de San Nicolás para luego definir cuál será su destino mientras aguarda los avances de la investigación canónica.

Denuncias

El sacerdote junto a su abogada tuvo una audiencia virtual en el marco del proceso canónico que se está realizando. La misma será virtual señalaron fuentes consultadas por este medio, pero no dieron muchos más detalles.

En tanto trascendió que el padre Muñoz tiene una o más denuncias en Salta, no se pudo precisar porque el silencio es hermético.

¿Cómo es el proceso?: La denuncia va a al Vaticano, después se toma una medida cautelar, es una medida prudencial que no condena, sino que suspende el ministerio. El cura tendrá durante lo que dure el proceso que ir a Salta o bien irse a Chile donde nació.

Las audiencias son virtuales y los juicios son dentro del derecho canónico. No impacta sobre la justicia ordinaria sino sobre la justicia eclesiástica.

Es un proceso que aplica sanciones “espirituales” a sacerdotes culpables de delitos al sexto mandamiento. En materia canónica se habla de delitos contra el sexto mandamiento (no cometer actos impuros) y es una figura muy amplia.

En la Iglesia católica,  existe un conjunto de normas jurídicas que regulan cualquier proceso jurídico, no judicial, a través del cual los titulares, unipersonales o colegiales, tiene la potestad de régimen cuando ejercen funciones ejecutivas de cualquier nivel (universal o particular).

Para elevar una denuncia al Vaticano contra un sacerdote o miembro de la Iglesia Católica, las víctimas deben acudir al Tribunal Eclesiástico. Ese órgano del Vaticano realiza una investigación con las pruebas aportadas por las víctimas y los descargos del acusado.

En tanto, en Villa Ramallo fue designado el Padre Ariel Rivero quien estará a cargo de la parte sacerdotal y el Vicario Javier Fortunato quien se hará cargo de las tareas administrativas y junto a un Consejo Económico, se encargará de la parte económica de la iglesia.