“La demanda aumentó y estamos con dificultades en este momento, organizando colectas para el 20 de julio en la Iglesia Universal y el 20 de agosto en lugar a determinar junto a Rotary Club y otras organizaciones”, notó la jefa del Servicio de Hemoterapia del Hospital San Felipe, Dra. María José Heymo, en diálogo con EL NORTE.  

Ocho de cada diez habitantes del país necesitarán, en algún momento de su vida, una transfusión de sangre. Es por esto que es fundamental que haya sangre disponible. Y la primera razón por la que la gente dona es por pedido directo de algún familiar o amigo. Atravesada por la pandemia de Covid-19, Argentina vio disminuida la capacidad de donantes en un 80 por ciento. EL NORTE dialogó con la jefa del Servicio de Hemoterapia del Hospital San Felipe, Dra. María José Heymo.

“Tenemos el objetivo a largo plazo de cambiar el perfil del donante de reposición obligado o presionado por un familiar o amigo enfermo. Trabajamos en la donación voluntaria, altruista, solidaria. A veces con eso no alcanza. Estamos con dificultades en este momento, organizando colectas para el 20 de julio en la Iglesia Universal y el 20 de agosto en lugar a determinar junto a Rotary Club y otras organizaciones. La demanda ha amentado por enfermedades oncohematológicas, patologías crónicas y quirúrgicas que se están presentando”, señaló la especialista sobre el panorama en el Servicio del Hospital.

Demanda permanente 

Aunque Argentina cuenta con 412 centros públicos y privados que reciben a quienes donan voluntaria y altruistamente su sangre, la misma no alcanza para cubrir los requerimientos de la población.

La donación de sangre es un procedimiento voluntario que puede ayudar a salvar las vidas de otras personas. Cada año, millones necesitan transfusiones sanguíneas. Algunas personas requieren una transfusión sanguínea durante una cirugía. Otras dependen de esta luego de sufrir un accidente o debido a que padecen una enfermedad que requiere de componentes sanguíneos. La sangre humana no puede reemplazarse; todas las transfusiones usan sangre de un donante.

Según explica el Ministerio de Salud de la Nación, los glóbulos rojos irán destinados a pacientes con anemias crónicas, anemias agudas, cirugías, trasplantes. Las plaquetas se emplearán en enfermos con tratamientos de quimioterapia, aplasia medular, trasplantes. El plasma tiene distintos componentes y fundamentalmente se utiliza para obtener medicamentos. Estos productos se emplean para tratar la hemofilia, problemas de coagulación, quemaduras, enfermedades del riñón, del hígado y otras. La separación de la sangre entera en sus componentes permite dar a cada enfermo lo que necesita.

Requisitos

Para donar sangre se debe contar con buena salud general, ser mayor de 18 años, pesar más de 50 kilos, presentar identificación personal, sentirse bien el día de la donación, no haber sido transfundido en el último año, no ser adicto a drogas, no haber tenido relaciones sexuales de riesgo ni haberse realizado tatuajes o perforaciones en el último año, no estar embarazada o amamantando. Es preciso consultar siempre cualquier duda con el profesional que realiza la entrevista predonación.

Se puede donar sangre con un intervalo mínimo de dos meses.

En cuanto a ciertos interrogantes que surgen en este contexto de pandemia, pasadas las 72 horas de recibir la inmunización contra covid, se puede donar sangre. Por otra parte, si se tuvo covid, se puede donar a los 28 días desde la fecha de inicio de los síntomas o a los 14 días desde el alta, si se no estuvo internado ni se recibió plasma.

Los interesados en donar sangre de forma voluntaria pueden hacerlo en el Servicio de Hemoterapia del Hospital San Felipe, de lunes a viernes de 8.00 a 9.30 (ingreso por calle Moreno, con el respeto de los protocolos vigentes en el marco de pandemia por coronavirus). En el mismo espacio también se realiza la entrevista y toma de muestra en el caso de las personas que deseen donar plasma convaleciente.