EL RÍO PARANÁ PUEDE BAJAR A NIVELES CERCANOS A LA MÍNIMA MARCA HISTÓRICA

El Instituto Nacional del Agua definió como “alta” la posibilidad de que el curso de agua alcance cotas similares a las registradas en 1944, donde frente a las costas de la ciudad de Paraná se registró una baja de -1,40 metros sobre el nivel del mar. Se produjeron desmoronamientos de islas. Julio será un mes crítico, con afectación de todos los usos del recurso. Este sábado la altura medida en el puerto de San Nicolás arrojó un registro de 0,42 mts. El récord de bajante en San Nicolás data de 1944.

El Paraná que baña las costas de San Nicolás vuelve a caer notoriamente en su caudal. DANIEL DORADO/EL NORTE

De la redacción de EL NORTE
diarioelnorte@diarioelnorte.com.ar

El dato de medición del caudal del río Paraná que tres veces al día recoge Prefectura Naval San Nicolás del hidrómetro ubicado en la zona del puerto de nuestra ciudad arrojó ayer sábado al mediodía un registro de 0,42 mts, 15 centímetros por debajo de la marca del día anterior (y 28 respecto de la medición del jueves). 

Si bien el caudal está por encima de los mínimos registrados el 14 de junio de este año (0,28 mts) y del 25 de noviembre 2020 (0,14 mts) lo concreto es que la bajante sigue siendo muy pronunciada y las previsiones de organismos oficiales no hacen más que generar mayor preocupación por la afectación a la fauna ictícola y la actividad comercial, esta última, atada a las posibilidades de navegabilidad que ofrece un río tan bajo.

El Instituto Nacional del Agua definió como “alta” la posibilidad de que el curso de agua alcance cotas similares a las registradas en 1944, donde frente a las costas de la ciudad de Paraná se registró una baja de -1,40 metros sobre el nivel del mar. En aquel entonces se produjeron desmoronamientos de islas cercanas al puente que hoy une Rosario y Victoria.

El río Paraná se mantiene con una tendencia bajante en junio, con alturas muy por debajo de los límites de aguas bajas en varias ciudades, y advierten que la tendencia prevé que continuará el descenso y podría alcanzar niveles muy similares a los registrados en 1944, el año más bajo de la historia.

“Es alta la probabilidad de un agravamiento de la bajante en el río Paraná y con esa tendencia alcanzaría niveles similares a los registrados en el año más bajo de la historia registrada”, apuntó el Instituto Nacional del Agua (INA).

Récord local

El pico de bajante histórica en San Nicolás está registrado en 1944. El dato lo proporcionó a este diario el Licenciado Jorge Liotta, Director del Museo de Ciencias Naturales «Padre Antonio Scasso». Liotta es licenciado en Ciencias Biológicas por la Universidad Nacional del Sur, y especialista en Ecología Acuática Continental por la Universidad Nacional del Litoral.

Liotta hizoc cc una aclaración pertinente: “En los datos de Prefectura no figuran los valores por debajo del cero. Pero en los gráficos se pueden apreciar valores por debajo del cero”. Y luego afirma: “el valor histórico más bajo registrado por Prefectura es 0 (mts por sobre el nivel del mar). Pero seguramente ha sido menor”.

Aquella bajante del ´44 tuvo su pico en los meses de junio y julio. Se recuperó mínimamente el caudal pero hacia fines de año volvió a niveles bajos históricos. Durante buena parte de 1945 la bajante del Paraná seguía siendo críticas a la altura de San Nicolás.

Julio crítico

Julio será un mes crítico, con afectación de todos los usos del recurso, especialmente la captación de agua para consumo. En ese sentido, el INA aseguró que “no se espera una mejora sensible en los próximos meses”, y que julio “será especialmente crítico, con afectación a todos los usos del recurso hídrico, especialmente la captación de agua fluvial para consumo urbano”, por lo que en los próximos meses el río se acercará a esos valores.

A raíz de la bajante, varias embarcaciones quedaron encalladas en barro seco y en distintos tramos del recorrido del Paraná salieron a la luz numerosos bancos de arena, anclas antiguas, peces grandes quedaron estancados en bancos de arena.

La población de peces del Paraná depende de los ciclos hidrológicos y climáticos, por lo que el río bajo perjudica la reproducción y el crecimiento natural de ciertas especies, algo que se corrobora con los pescadores y comerciantes, quienes aseguraron que la pesca bajó notablemente respecto a años anteriores, al igual que las ventas.